El CBD en los trastornos psiquiátricos

Actualmente, se conocen más de 100 compuestos químicos derivados de la planta de Cannabis sativa conocidos como cannabinoides; entre ellos uno muy relevante es el cannabidiol (CBD), el cual presenta propiedades antipsicóticas y ansiolíticas que favorecen a las personas que han sido diagnosticadas con algún trastorno psiquiátrico de esta índole.




El CBD se utiliza en personas que padecen de psicosis, trastornos de ansiedad, trastornos por uso de sustancias y trastornos del espectro autista.


En el año 2020, un grupo de científicos realizaron una revisión de todos los estudios de neuroimagen que habían investigado el impacto agudo del CBD en la función del cerebro humano tanto en voluntarios sanos como en individuos diagnosticados con un trastorno psiquiátrico.


Entre los hallazgos encontrados con la administración oral de CBD a corto plazo, fue la disminución de la actividad cerebral en áreas donde suelen estar alteradas en individuos con un trastorno psiquiátrico. Es decir, el uso de CBD es capaz de regular las redes neuronales cerebrales y a su vez, modula la actividad de neurotransmisores como el glutamato, GABA y dopamina, involucrados en desequilibrios psiquiátricos. Por otra parte, en los voluntarios sanos estudiados tiene efecto modulador, pero no tan marcado como en aquellos con estos padecimientos.


¿Cómo actúa? El CBD en individuos con crisis psicóticas normaliza la conectividad fronto-estriatal y en aquellos con trastornos de ansiedad produce una modulación de áreas paralímbicas ubicadas en el cerebro y relacionadas al desarrollo de estas crisis.


Sin embargo, de la planta de Cannabis sativa también podemos encontrarnos con otro cannabinoide conocido como ∆9-tetrahidrocannabinol (THC) cuyas propiedades psicoactivas pueden producir un aumento de la actividad neuronal agravando los cuadros psiquiátricos. Dichas propiedades fueron encontradas de la misma manera, en los estudios analizados.


Científicos sugieren que el CBD podría contrarrestar los efectos inducidos por el THC y que además podría inhibir directamente la recaptación de anandamida. Este endocannabinoide de la felicidad ha mostrado actividad antiinflamatoria y su aumento después del CBD se ha relacionado con efectos antipsicóticos.

Los estudios que se han realizado han aportado información valiosa para ser tomada en cuenta. Sin embargo, los mismos científicos sugieren considerar una población mayor de individuos con trastornos psiquiátricos y a su vez, la utilización del CBD como tratamiento a largo plazo para evaluar si se mantienen los efectos positivos sobre la actividad cerebral.

¡Expande tu conocimiento sobre los usos medicinales del cannabis! Visita www.pharmacologyuniversityonline.com/pages/courses y consulta nuestras ofertas educativas.


4 views0 comments